Scroll to top

Reporteras en Guardia: luchando por la memoria

PIE DE PÁGINA. SAMANTHA PÁEZ. El pasado martes se presentó en la ciudad de México la segunda parte del memorial a periodistas asesinados de 2000 a 2018 “Matar a nadie”, proyecto del colectivo de periodistas Reporteras en Guardia.

Vania Pigeonutt, una de las coordinadoras del proyecto, explicó a Periodistas de a pie que la idea surgió después de una plática con Laura Castellanos, debido a que siempre que se trabajan temas de periodistas se deja de lado a las y los colegas que fueron asesinados.

Por ello decidieron luchar por la memoria y hacer perfiles de 166 periodistas, comunicadores, fotoperiodistas y trabajadores de medios de comunicación víctimas de homicidio y desaparición del año 2000 al 2018.

La lista de colegas se creó después de contrastar datos de Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC), Artículo 19, Reporteros sin Fronteras (RSF) y el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ por sus siglas en inglés).

La idea es “hacer una propuesta como colectivo emergente para que la imagen que demos a conocer de los periodistas sea una imagen viva, o sea, decir que ellos hicieron esto o lo otro sin importar quiénes fueron los causantes (de la muerte)”, comentó Vania.

“Matar a nadie” se gestó desde enero de este año, primero como un libro y luego como un memorial en línea, donde participan 140 periodistas, editoras y coordinadoras de 24 entidades federativas.

Al memorial le falta una última etapa, la cual se prevé presentar antes de que asuma el nuevo gobierno federal.

 

No son cifras

Camelia Muñoz, periodista de Coauhila, quien participa en el memorial “Matar a nadie”, contó que se enteró del proyecto en agosto cuando viajó a la Ciudad de México y acudió a la presentación de la primera etapa del mismo, así como a la del colectivo Reporteras en Guardia.

Decidió sumarse y escribir el perfil de Marco Aurelio Martínez Tijerina, un locutor de radio de Nuevo León, asesinado el 10 de julio de 2010 en el municipio de Montemorelos.

Camelia no conoció a Marco Aurelio en persona, pero tienen amigos en común. Así fue cómo reconstruyó la historia de su colega, quien además de comunicar ayudaba a las personas que llegaban a la estación de radio en Monte Morelos. “Era un buen gestor de recursos”, dice Camelia, por eso destacó su compromiso social con la audiencia.

Para Camelia fue importante hacer este trabajo, porque le recordó el homicidio de su compañero de trabajo de Valentín Valdés, con el cual trabajó en el diario Zócalo. “Nada nos va a regresar a nuestros compañeros, pero tampoco podemos olvidar (…) no son una cifra”, dijo Camelia Muñoz.

Valentín y otro de sus compañeros fueron privados de su libertad el 7 de enero de 2010 por varios sujetos armados en Saltillo; horas más tarde el cuerpo sin vida de Valentín fue encontrando en otro punto de la ciudad. Después de ocho años, no hay avances en el caso y la Fiscalía local reservó por cinco años toda la información pública al respecto.

 

error: Este contenido está protegido. Si quieres más información, contacta con el equipo de Matar a Nadie en el área de contacto.